Reglas Para No Ser Un Maricón !

 

1. El que llega a los 30 sin tener barriga seguro que es homosexual. No hay nada más que decir.

2. No comer “pelón pelo rico” y otras cosas de esas que se chupan. Las únicas cosas que un hombre de verdad puede chupar son las patas de marrano, el chicarrón, los huesos de pollo, las cabezas de los langostinos, las patas de cangrejo, cualquier otro tipo de marisco y a las mujeres. Todo lo demás que se chupe son mariconadas y punto.

3. Tener gato… ¡Por Dios! Sólo un homosexual consumado tendría gato. Un gato es como un perro pero en maricón: no tiene sentido común, se lava con su propia lengua, come pescado y nunca se emborracha. Es decir, el hombre que tiene un gato en casa vive en una profunda relación homosexual. Fíjense que a un perro se le llama con dignidad masculina: “¡Hércules, cabrón, ven aquí!”, pero a un gato “Bsss-bsss-bsss-bsss-bsss, micifú.. micifúuu ven bonito” ¡Ridículo! ¡Marica!

4. No ir de campamento porque no hay sitio para cagar: Un hombre caga donde más le apetece. Quien nunca ha experimentado ver a un animal silvestre, con los calzoncillos bajados, no sabe lo que es ser un hombre. Lo que las mujeres no saben es que ir de campamento es en verdad una excusa para los hombres, para mear por todo el campo y así marcar el territorio como los MACHOS…..


5. Mirar el buzón del correo todos los días al llegar a casa: Eso es de maricones, un hombre macho llega a casa después de ocho horas de duro trabajo y tres de tomar copas con los amigos, cansado, sudado y medio pedo… así que, ¿qué piensan que es lo primero que hace? ¿Mirar el correo? ¡Por el amor de Dios!, un hombre sólo mira el buzón si le cortan el agua, la luz o el gas. Además, ¿han visto las llaves de los buzones, lo pequeñas que son? Vean que no están hechas para los fuertes dedos masculinos. Son sólo para chicas y afeminados.

6. Pedir cafes descafeinados, café con leche descremada o similares: ¡Maricón! A ver, un café es un café, es fuerte, intenso, aromático… ¡es masculino! Las únicas cosas que se le pueden añadir al café son leche entera, coñac y whiski, y todo lo demás son cosa de mujeres. Dónde se ha visto “Oiga señorita, me da un cafecito con leche descremada.” ¡Mariconazo!

7. Saber el nombre de más de cuatro pasteles: Un hombre solo conoce, como mucho, el de chocolate, el panque, la mantecada y el milhojas. Lo suficiente para poder desayunar y tomar postre a la hora de comer. Donde se ha visto que un hombre como Dios manda entre a una pastelería y diga “Disculpe, ¿me podría dar una frasier, una mousse de frambuesa y un Éclaire?” Vamos, con 20 equipos en el campeonato y 24 jugadores en cada equipo… ¿a quién le queda sitio en la memoria para recordar los nombres de los dulces?

8. Ir a la feria del libro. M-a-r-i-c-a. ¿Para qué gastarse los pocos pesos que nos quedan en libros, cuando se puede ir a una feria agrícola y dedicarse a beber? Una feria de hombres es levantarse aún crudo a las siete y media de la mañana, ponerse los zapatos e irse para un desayuno campestre, a una exhibición de carros, una de deportes extremos en el Ajusco o a un partido de futbol. Una feria de hombres significa cervezas, mujeres guapas, cosas que manchen, risas, pedos y eructos, y jamás es pasarse el día entre libritos de mierda y sus amanerados autores firmándolos.

9. Conducir con las dos manos: homosexual. ¡Rehomosexual! Si los “cowboy”s consiguen atar con el lazo a los carneros con una sola mano, ¿por qué un hombre ha de necesitar las dos para agarrar el volante? El último sitio donde un hombre necesita tener dos manos es precisamente el volante. Las dos manos manejando sólo se usan para dos cosas: adelantar o tocar el claxon, para el resto la mano derecha ha de estar libre para poder sintonizar el partido en la radio, hablar por el celular, agarrar la cerveza y sobretodo para meterle la mano a la vieja que va al lado.

10. Mirar la fecha de caducidad de los alimentos en el supermercado: ¡de puñales! Un hombre no mira esas cosas porque es inmune a los alimentos caducados. Como se ha dicho, es una maquina autosuficiente en salud, y unas salchichas caducadas o un trozo de pollo crudo y vencido son beneficiosas para la fauna intestinal masculina. Por no hablar de los que tocan las verduras, los tomates, los pimientos, etc. en el supermercado para ver si estan buenos… pinches jotos.

11. Que si el calentador de agua no sirve, calentar agua en la estufa para bañarse: ¡remarica! Si no hay agua caliente, báñese con agua fría, sea hombre… Es muy putito ir con la ollita al baño para bañarse. O de plano ni bañarse, así en su jugo es bueno chambear, para recordar lo cerdos y machotes que podemos ser, barba rasposa y pelos alborotados a la orden, ¡pues que chingados!

12. Si después del baño de la mañana, tienes tu rutina de limpieza con cremitas humectantes, suavizante de manos y manicure: ¡muy puto! Sólo le falta maquillarse para ser una mujercita. Marica, puñal, reputo, soplanucas….

LOS MACHOS SOMOS UNA ESPECIE EN VÍAS DE EXTINCIÓN, POR FAVOR CONTRIBUYAMOS A PRESERVARLA. BESITOS A TODOS… ¡Ajjjaammm¡ ¡COF¡ ¡HUEVOS CABRONES!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s